EL METODO DE LA PEDAGOGIA CIENTIFICA MARIA MONTESSORI PDF

El maestro conti- mia siendo atin en las escuelas mejor organizadas el que trasiega los conocimientos en las cabezas de los escolares. Y esto que primeramente puede parecer idealismo metafisico se convierte en realidad palpable con la prueba de los hechos. No olvidemos que en las escuelas Montessori pequenuelos de cuatro afios aprendieron 4 leer y 4 escribir en seis semanas sin fatiga alguna, con placer, como si se tratase de un juego. Y este su profundo amor por la infaneia, esta iluminado por el conocimiento exacto de todas las faces del desarrollo del nifio. Tua maestra se mueve silenciosamente, observa, se aproxi- ma s6lo 4 los que la aman: es una fuerza constantemente presente, vigilante y poderosisima, pero disereta que coordina Jos actos espontaneos de los nifios sin sugerirlos nunca diree- tamente.

Author:Shakajas Sharamar
Country:Singapore
Language:English (Spanish)
Genre:History
Published (Last):24 October 2018
Pages:261
PDF File Size:4.68 Mb
ePub File Size:15.72 Mb
ISBN:162-5-94615-492-2
Downloads:79128
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Kagaramar



El profesor se ha convertido en el director de la obra espontnea de las "Casas de los Nios". Durante aos, no ha habido ningn documento educativo que haya sido tan ansiosamente esperado por tanto pblico, y no son muchos los que han merecido una gran expectativa general.

Este inters generalizado que existe es debido a los artculos entusiastas e ingeniosos en la revista McClure que se publicaron en mayo y diciembre de y enero de , pero antes del primer artculo publicado hubo una publicacin de una serie en ingls de maestros estadounidenses que haban hecho un cuidadoso estudio del trabajo de la Dra. Montessori, y lo haban encontrado nuevo e importante.

La asombrosa acogida dispensada a las primeras exposiciones populares del sistema Montessori puede significar mucho o poco de su futuro en Inglaterra y Estados Unidos, es ms bien la aprobacin anterior de unos pocos maestros capacitados y estudiantes profesionales que elogia a los trabajadores de la educacin que en ltima instancia, debe decidir sobre su valor, la interpretacin de sus tcnicos para el pas en general, y adaptarlo a las condiciones de Ingls americano.

Esta breve introduccin crtica va dirigida para ellos, as como al pblico en general. Es totalmente dentro de los lmites de juicio seguro llamar a la obra del Dr. Montessori es notable, la novela, e importante. Es notable, si no por otra razn, ya que representa el esfuerzo constructivo de una mujer. No tenemos otro ejemplo de un sistema educativo-original, al menos en su totalidad sistemtica y en su aplicacin prctica-elaborado e inaugurado por la mente y mano xiii femenina.

Es notable, tambin, porque surge de una combinacin de simpata e intuicin femenina, la perspectiva social amplia, la formacin cientfica, intensa y continuada durante mucho tiempo el estudio de los problemas educativos, y, para colmo de males, la experiencia variada e inusual como maestro y la educacin lder.

Ninguna otra mujer que se ha ocupado de problemas como la Dra. Montessori de educacin de los nios pequeos ha trabajado con los recursos personales tan ricamente diversos como los suyos.

Estos recursos, adems, los ha dedicado a su trabajo con un entusiasmo, un abandono absoluto, como la de Pestalozzi y Froebel, y presenta sus convicciones con un ardor apostlico que llama la atencin. Un sistema que incorpora un capital de esfuerzo humano no podra ser de importancia.

Entonces, tambin, ciertos aspectos del sistema son de por s sorprendentes y significativos: se adapta a la educacin de los nios los mtodos y el aparato utilizado originalmente para deficientes, y no se basa solo en una concepcin radical de la libertad para el alumno, sino que implica una capacitacin muy formal de los sentidos por separado, el motor y la capacidad mental, y que conduce a la maestra rpida, fcil y sustancial de los elementos de lectura, escritura y aritmtica.

Todo esto ser evidente para el lector ms usual de este libro. Ninguna de estas cosas, sin duda, es absolutamente nueva en el mundo educativo. Todos han sido propuestos en la teora, y algunos se han puesto ms o menos completamente a la prctica.

No es injusto, por ejemplo, sealar que gran parte del material utilizado por el Dr. Walter S. Fernald, superintendente de la institucin de Massachusetts para los dbiles mentales en Waverly, es casi idntico con el material Montessori, y que el Dr.

Fernald ha mantenido durante mucho tiempo que podra ser utilizado con buenos resultados en la educacin de los nios normales. Montessori, una vez fue la cabeza de la escuela de Waverly. As, tambin, la capacitacin formal en diversos procesos psico-fsico ha instado y animado en los ltimos tiempos por un buen nmero de trabajadores en la pedagoga, experimental especialmente por Meumann.

Pero antes de Montessori, no se haba producido un sistema en el que los elementos mencionados anteriormente se combinaran. Ella concibi, trabajando en la prctica, y establecindolos en las escuelas. De hecho, es el resultado final, como la Dr. Montessori afirma con orgullo, de aos de esfuerzo experimental, tanto en su propia parte y por parte de sus grandes predecesores, pero la cristalizacin de estos experimentos en un programa de educacin de los nios normales se debe solo a La Dra.

Las caractersticas incidentales que ha tomado el relevo de franqueza otros educadores modernos se ha elegido porque se ajustan a la forma fundamental de su propio plan, y ha unificado a todos en su concepcin general del mtodo.

El sistema no es original en el sentido en que el sistema de Froebel era original, sino como un sistema que es el nuevo producto del genio creativo de una sola mujer. Por lo tanto, ningn estudiante de educacin primaria debera ignorarlo. El sistema, sin duda, no resuelve todos los problemas en la educacin de nios pequeos, posiblemente algunas de las soluciones que propone son, en parte o totalmente equivocadas, y algunas probablemente no disponibles en las escuelas de anglosajonas y americanas, pero un sistema de educacin no tiene que alcanzar la perfeccin con el fin de merecer un estudio, la investigacin y el uso experimental.

La Dra. Montessori es demasiado grande para reclamar la infalibilidad cientfica, y muy a fondo en su actitud de oponerse a un cuidadoso escrutinio de su programa y la comprobacin exhaustiva de sus resultados. Se declara expresamente que no se ha completado. En la prctica, es muy probable que el sistema finalmente adoptado en nuestras escuelas se combinen xvi INTRODUCCIN los elementos del programa Montessori con los elementos del programa de jardn de infantes, tanto "liberal" y "conservadores".

En su labor actual de la escuela el procedimiento debe ser siempre lo eclctico. Un todo o nada la poltica de un solo sistema, inevitablemente la derrota tribunales, porque el pblico no est interesado en los sistemas como sistemas, y se niega en el extremo de creer que cualquier sistema contiene todo lo bueno.

Tampoco podemos dudar de que esta actitud es esencialmente buena. Si continuamos, a pesar de los pragmticos, que creen en los principios absolutos, sin embargo, puede seguir siendo escptico sobre la lgica de su reduccin, al menos en la prctica-en un programa fijo de la educacin.

An no estamos justificando, en todo el caso, en la adopcin de un programa a la exclusin de todos los dems simplemente porque se basa en la ms inteligible, o la filosofa ms inspiradora. La prueba pragmtica debe aplicarse tambin, y con rigor. Tenemos que probar varias combinaciones, ver y grabar los resultados, compararlos, y proceder con cautela para nuevos experimentos. Este procedimiento es conveniente para cada etapa y el grado de la educacin, pero sobre todo para la primera etapa, porque no se ha intentado por lo menos y es ms difcil.

Ciertamente, un sistema tan radical, tan claramente definida, y tan bien desarrollado como el de la Dra. Montessori ofrece para el estudio minucioso comparativo de los mtodos en materia de educacin temprana nueva excepcional importancia. Sin la aceptacin de todos los detalles del sistema, sin siquiera aceptar incondicionalmente sus principios fundamentales, uno puede darle la bienvenida, as como de gran valor e inmediata.

Si la educacin temprana es digna de estudio en todos, el educador, que dedica su atencin a ella se encuentra la necesidad de definir las diferencias de principio entre el programa Montessori y otros programas, y para llevar a cabo pruebas cuidadosas de los resultados obtenibles a partir de los diferentes sistemas y sus combinaciones posibles.

Una combinacin que se sugiere, y se estudiar tambin en esta introduccin es la posible utilizacin del aparato de Montessori en el hogar, pero puede ser til primero en presentar las caractersticas sobresalientes del sistema Montessori, en comparacin con el jardn de infancia moderna, en sus dos formas principales.

Ciertas similitudes, en principio, son poco aparentes. Los puntos de vista de la infancia de la Dra. Montessori en algunos aspectos son idnticos a los de Froebel, aunque, en general, decididamente es ms radical. Ambos defienden el derecho del nio a ser activo, para explorar su medio ambiente y desarrollar sus propios recursos internos a travs de todas las formas de investigacin y esfuerzo creativo.

La educacin es para orientar la actividad, no reprimirla. El Medio Ambiente no puede crear el poder humano, sino slo darle alcance y material, directa, o como mucho, pero lo llaman sucesivamente, y la tarea del profesor es el primero en alimentar y ayudar, observar, promover, orientar, inducir, en lugar de interferir, prescribir, o restringir.

Para la mayora de los maestros estadounidenses y para todos los nios de kinder este principio ha sido familiar, que ser bienvenido, pero ahora una nueva declaracin y elocuente de ello desde un punto de vista moderno. En la interpretacin prctica de este principio, sin embargo, no se decide divergencia entre la escuela Montessori y el jardn de infancia.

El Montessori "directora" de no ensear a los nios en grupos, con el requisito prctico, sin importar qu tan bien "medido", que cada miembro del grupo se una en el ejercicio. El alumno Montessori hace sobre todo lo que le plazca, siempre y cuando no haga ningn dao.

Montessori y Froebel estan en un acuerdo tambin sobre la necesidad de formacin de los sentidos, pero el esquema de Montessori para este entrenamiento es a la vez ms elaborado y ms directo que Froebel. Se ha ideado un aparato de Sguin es un esquema integral y cientfica de gimnasia de los sentidos; Froebel origin una serie de objetos diseados para un uso mucho ms amplio y ms creativo de los nios, pero de ninguna manera tan estrechamente adaptadas a la formacin de la discriminacin sensorial.

El material Montessori lleva a cabo el principio fundamental de Pestalozzi, que intent en vano en incorporar en un sistema exitoso de su propia invencin: "se desarrolla pieza por pieza las capacidades mentales del alumno", mediante la capacitacin por separado, a travs de ejercicios repetidos, sus diversos sentidos y su capacidad de distinguir, comparar y manipular objetos tpicos.

En el sistema preescolar, y particularmente en la "liberal" se hicieron modificaciones de la misma, la formacin de los sentido es incidental a la actividad constructiva e imaginativa en la que los nios estn llevando a cabo grandes fines que la simple disposicin de las formas o los colores.

Incluso en los trabajos ms formales en el diseo de jardn de infancia los nios son "hacer una foto", y se les anima a decir lo que parece-"una estrella", "un cometa", "una flor". En cuanto a la educacin fsica, los dos sistemas coinciden en la misma forma: ambos afirman la necesidad de una libre actividad corporal, ejercicios rtmicos, y para el desarrollo del control muscular, pero mientras que el jardn de infantes busca gran parte de todo esto a travs de juegos en grupo con un imaginativo o contenido social, el sistema de Montessori pone el nfasis en los ejercicios especiales diseados para dar la capacitacin formal en separar las funciones fsicas.

En otro aspecto general, sin embargo, el acuerdo entre los dos sistemas, fuerte, en principio, deja el sistema Montessori menos formal y no formal, ms en la prctica. El principio en este caso consiste en la afirmacin de la necesidad del nio de la formacin social. En el jardn de infantes conservador esta capacitacin se busca una vez ms, en gran parte en los juegos de grupo.

Estos suelen ser imaginativos y, a veces simblicas decididamente, es decir, los nios INTRODUCCIN xix Juegan a los agricultores , molineros, zapateros, madres y padres, pjaros, animales, caballos, o soldados, cantan canciones, pasan por ciertos actividades semi-dramticas, tales como "la apertura de la casa de palomas", "cortar el hierba "," que muestra el nio bueno de los caballeros ", y similares, y cada uno toma su parte en la representacin de una situacin social tpica.

La formacin social que participan en estos juegos es formal slo en el sentido de que los nios no estn comprometidos, como los nios Montessori son a menudo, en una empresa real, social, como la de servir la cena, limpiar la habitacin, el cuidado de los animales, la construccin de una casa de juguete, o hacer un jardn.

No puede enfatizarse lo suficiente que incluso el jardn de infantes ms conservadores no lo hace, en principio, excluir la "real" las empresas de este ltimo tipo, pero en una sesin de tres horas lo hace ms bien poco con ellos. Kinder Liberal hacer ms, especialmente en Europa, donde la sesin es a menudo ms tiempo. Tampoco el sistema Montessori excluir totalmente los juegos de imaginacin del grupo.

Sin embargo, la Dra. Montessori, a pesar de un inters evidentemente profundo no slo en la formacin social, sino tambin en el desarrollo esttico, idealista, e incluso religiosa, habla de "juegos y cuentos tontos" de una manera casual y despectivo, lo que demuestra que es an familiarizado con una notable habilidad del jardn de nios de Amrica y el poder en el uso de estos recursos.

Por supuesto, el jardn de nios estadounidenses no utiliza "tonto" historias;. Pero las historias que hace uso, y con buenos resultados El programa Montessori consiste en la experiencia social ms directa, tanto en la vida general de la escuela y en el trabajo manual realizado por los alumnos, el jardn de la infancia se extiende el rango de la conciencia social del nio a travs de la imaginacin.

Las agrupaciones de los nios Montessori son en gran parte libres y no reguladas; los grupos de nios de preescolar son ms a menudo formales y prescritos. En un punto el sistema Montessori est de acuerdo con el jardn de infantes conservador, pero no con los liberales: que se prepara directamente para el dominio de las artes de la escuela.

No puede haber ninguna duda de que la Dra. Montessori se ha ideado un esquema peculiar de xito para ensear a los nios a escribir, un mtodo eficaz para la introduccin de la lectura, y un buen material para trabajar el nmero inicial. Ambos tipos de aumento de jardn de infantes, sin duda, la capacidad general del nio para la expresin: la actividad de guardera se suma a su acervo de ideas, despierta y guas de su imaginacin, aumenta su vocabulario, y lo entrena en el uso efectivo de la misma.

Los nios en una guardera escuchan las historias, relatan sus propias experiencias, cantan canciones y recitan versos, todo en una sociedad de oyentes amables, pero bastante crtica, lo que hace an ms estimular y guiar la expresin que tiene el crculo en el hogar. Pero incluso el jardn de nios an conservadora, no ensea a los nios a escribir y leer. Los regalos Froebelianos ofrecen una oportunidad excepcional para la ilustracin concreta de las concepciones de todo y parte, a travs de la creacin de conjuntos de piezas, y la ruptura de las totalidades en partes.

Este aspecto de la serie es al menos tan importante como el aspecto en s mismo, que los nios reciben en el recuento y para los que el Montessori "escalera larga" proporciona el material tan bueno. El material Froebeliano se puede utilizar con mucha facilidad para contar, sin embargo, el material Montessori da una oportunidad ligeramente para unir y dividir. La medida en que la preparacin para la aritmtica, se refiere una combinacin de los dos cuerpos de material es factible y deseable.

El jardn de infancia liberal, por su parte, el abandono del uso de los INTRODUCCIN xxi regalos y ocupaciones con fines de matemticas, no hace ningn intento para preparar a sus alumnos directamente de la escuela de artes.

En comparacin con el jardn de nios, entonces, el sistema Montessori presenta los puntos principales de inters: se lleva a cabo mucho ms radical del principio de la libertad sin restricciones, sus materiales son destinados a la capacitacin directa y formal de los sentidos, sino que comprende un aparato diseado para ayudar en el desarrollo puramente fsico de los nios, su formacin social se lleva a cabo principalmente por medio de actividades sociales actuales y reales, y que permite la preparacin directa para la escuela de artes.

El jardn de infancia, por el contrario, implica una cierta cantidad de grupos de enseanza, en la que los nios se llevan a cabo- no necesariamente por la aplicacin de la autoridad, sin embargo, por la autoridad, indiscutiblemente, cuando otros medios no-a las actividades definidas, sus materiales estn destinados principalmente para el uso creativo de los nios y le brinda la oportunidad para el anlisis matemtico y la enseanza del diseo, y su procedimiento es rica en recursos para la imaginacin.

Una cosa debe quedar totalmente claro y contundente: en ninguna de estas caractersticas son los dos sistemas antagnicos rgidamente. La actividad de guardera es libre, y el principio de la prescripcin no est totalmente determinado por su Reglamento testigo de las "Casas de la Infancia"-; el jardn de infantes implica la formacin de forma directa, y el sistema Montessori admite que algunos de los bloques de Froebel para la construccin y diseo, hay muchas actividades puramente muscular en el jardn de nios, y algunos de los juegos de jardn de infancia siempre son utilizados por Montessori, el jardn de la infancia lleva a cabo un poco de jardinera, cuidado de los animales, las obras de construccin, y las empresas nacionales, y el sistema Montessori admite unas pocas obras sociales imaginativas; pero no la forma liberal de la guardera xxii INTRODUCCIN trabajando directamente hacia la escuela de artes.

Ya que la diferencia entre los dos programas es, el nfasis y el grado, no hay ninguna razn fundamental por la cual una combinacin especialmente adaptada a las escuelas de Ingls y de Amrica no se puede resolver. El contraste entre la amplia una escuela Montessori y una guardera aparece en la observacin real que esto: mientras que los nios Montessori pasan casi todo su tiempo de manipulacin de las cosas, en gran medida de acuerdo con sus inclinaciones individuales y bajo la orientacin individual, nios de preescolar suelen estar involucrados en el trabajo en grupo y juegos con un trasfondo imaginativo y atractivo.

Uno de los principios posibles de ajuste entre los dos sistemas puede enunciarse as: el trabajo con los objetos diseados para sensoriales formal, motor, y la formacin intelectual debe hacerse de forma individual o en grupos puramente voluntaria, la actividad imaginativa y social debe llevarse a cabo en los grupos regulados. Este principio slo se sugiere como una posible base para la educacin durante la edad preescolar, por lo que los nios crecen se les debe ensear en las clases, y es natural que aprender a llevar a cabo las empresas imaginativo y social de los grupos libres, y la primera a menudo solos.

Tampoco hay que suponer que el principio se plantea como una regla para la cual no puede ser una excepcin.

EDAIN MCCOY OSTARA PDF

Método Montessori: sus 8 principios educativos

Warning: words ahead. The gist of the philosophy maintains that a child learns best when he explores the lessons at his own pace. To avoid tiring out a teacher with a class size of more than three, she uses didactic materials not only designed to let the child figure it out on his own they are self-correcting , but also sparks a childs interest based on his personal stage of development: sandpaper cutouts to stimulate tactile exploration, coloured counting sticks for visual Some thoughts. To her, discipline is achieved when a child slowly learns the self-satisfaction of doing self-discipline-y things, like practising being still, being careful, and colouring within the lines. Obedience through timidity and docility is not prized, but obedience through self-discipline is. Her school system is surprisingly strict. The chief criticisms from William Kilpatrick, a contemporary progressive teacher from the US, are: Montessori fails to give any focus on group work, and that imaginative play is discouraged.

DRAGONLANCE EL REGRESO DE LOS DRAGONES PDF

Método Montessori

.

Related Articles