CAPTANDO GENOMAS PDF

Los lfquenes constituyen el ejemplo clasico de simbiosis. En ellos, un hongo se asocia con un alga 0 con una cianobacte- ria. Considerada inicialmente la simbiosis como algo excep- cional, con el tiempo se descubrio su naturaleza practicamen- te universal. Por ejemplo, los microbios que viven en una de las cavidades del estomago de la vaca, proporcionando las enzimas necesarias para la digestion de la celulosa, son sim- biontes de la vaca. Desde hace tiempo, Lynn Margulis se en- cuentra en la vanguardia del estudio sobre la simbiosis.

Author:Dutilar Nelkis
Country:Anguilla
Language:English (Spanish)
Genre:Love
Published (Last):17 October 2016
Pages:409
PDF File Size:17.86 Mb
ePub File Size:16.94 Mb
ISBN:981-5-82351-514-9
Downloads:45321
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Kakora



Los problemas surgen cuando tratamos de nombrar a los coyotes Canis latrans , a los lobos Canis lupus o lobo gris; Canis rufas o lobo rojo , o a otros animales estrechamente relacionados. Todos tenemos un fuerte sentido de la especie; para sobrevivir, nuestros antepasados necesitaban poder reconocer el alimento, la pareja potencial, la paja, las serpientes venenosas y muchos otros organismos.

Es necesario distinguir los puntos de vista originales de Darwin de los de sus sucesores. Comencemos por las ideas en las que todos coincidimos. Figura 1. Perros y palomas le proporcionaron algunos de sus mejores ejemplos. Algunas de estas variaciones son hereditarias. Por consiguiente, en la historia de la vida ocurren variaciones. Conjuntos enteros de genes, e incluso organismos completos con su propio genoma, son asimilados e incorporados por otros. Las simbiosis son asociaciones de largo recorrido.

En algunas de estas asociaciones, una de las partes alimenta a la otra incluso a costa de su propio detrimento o de su muerte. Con el tiempo y las circunstancias, la naturaleza de las asociaciones tiende a cambiar. En la medida en que, con el paso del tiempo, los miembros de dos especies distintas responden a la presencia del otro, las relaciones explotadoras pueden llegar a transformarse en convivencia, hasta el punto en que ninguno de los dos organismos pueda ya existir sin el otro.

Todos los miembros de esta especie por ejemplo la Elysia viridis son siempre verdes. Desde que llegan a la etapa adulta, dejan de comer. Para alimentarse se arrastran hasta la orilla donde, igual que a las plantas, a los miembros de esa nueva familia de animales verdes les basta con tomar el sol.

Son permanente y discontinuamente distintos de sus antepasados grises, comedores de algas. No es ni un alga verde o una cianobacteria, ni un hongo.

Es un liquen. Las vacas ingieren hierba, pero nunca la llegan a digerir porque no pueden descomponer la celulosa. No existen vacas sin rumen; las vacas o los toros privados de sus simbiontes microbianos no pueden vivir. Los cambios aleatorios en la base de ADN juegan, sin duda, un papel en el proceso evolutivo.

Son como errores de imprenta que se multiplican en cada ejemplar del libro. Raramente contribuyen a clarificar o ampliar el sentido del texto. Con demasiada frecuencia olvidan las complejas interacciones que se dan entre los seres vivos, entre los organismos que cohabitan. Ciertamente que no. Para comenzar, un gen nunca puede ser un ego. No realmente. Todos nosotros albergamos en nuestros intestinos bacterias que producen vitamina K y B que son absorbidas por las paredes intestinales.

Disfrutamos todos de relaciones silenciosas e inconscientes con microbios. Porque todas las personas pertenecen a una misma especie, la del Homo sapiens. Se estima que el diez por ciento del peso en seco de cualquier persona corresponde a simbiontes. La mayor parte de estos simbiontes, por cuanto a peso se refiere, se compone de los numerosos tipos de bacterias que medran en el colon o intestino grueso. El mito del individuo independiente Tal vez te sorprenda la sugerencia de que los organismos no son tan individuales como solemos creer.

Las relaciones entre las partes vivas que nos componen son absolutamente cruciales para nuestra salud y, por consiguiente, para nuestra felicidad.

Entonces el hongo suele crecer sin parar, digiriendo a su anterior socio. Si, por el contrario, sumergimos al liquen durante largo tiempo bajo el agua pero con luz, el hongo termina por ahogarse, mientras que el alga crece continuamente.

Del mismo modo, tampoco pueden vivir en condiciones de sequedad o de humedad absolutas, sino que precisan de un ciclo entre ambos extremos. Plantamos sus semillas o sus esquejes en el suelo del huerto y nos maravillamos al verlas hacer su parte. Hay centenares, si no miles de ellos. Todos sabemos, por el valor inmobiliario de esos suelos, que las franjas costeras son lugares apetecibles.

JUSTINO MARTIR APOLOGIA PDF

Captando Genomas - Lynn Margulis

.

AQUILEO ECHEVERRIA CONCHERIAS PDF

Captando.Genomas.pdf

.

DAN INOSANTO FILIPINO MARTIAL ARTS PDF

Captando genomas

.

Related Articles